Sobre mí

MARIO ALONSO PUIG

Lo que el corazón quiere sentir
la mente se lo muestra

EVA VILLEGAS

Un poco de mí

¡Hola!, me llamo Eva y soy la creadora de Kiroesencia. Ante todo, me gustaría compartir contigo mi historia y contarte algo más de mí, para que puedas conocerme un poco mejor.

Nací en Valencia y desde hace unos años vivo en Madrid. Soy amante de los animales, me gusta la fotografía, la música, los viajes, el bricolaje… Desde siempre, me han fascinado los caballos…, su majestuosidad, su elegancia, su nobleza, pero ante todo su gran sensibilidad. Estar en contacto con estos excepcionales animales me ayudó a superar uno de los momentos delicados de mi vida. Entendí entonces que había encontrado una de mis pasiones y, por casualidad, empecé a colaborar como voluntaria en una hípica de Madrid en sesiones de hipoterapia, actividad que sigo desarrollando en la actualidad y que es para mí muy gratificante.

Siento una gran conexión con la naturaleza y acudo a ella, para reconectar conmigo, en momentos de agitación. Siempre me ha atraído el autoconocimiento y el desarrollo personal, por lo que desde hace años empecé a adentrarme en el mundo de la meditación, el cual me ha ayudado a calmar la mente, a evolucionar como persona y a tener una mayor conciencia espiritual.

Algunos de mis valores son: la lealtad, el respeto, la honestidad, la humildad, la generosidad, la gratitud y la resiliencia. Me considero una persona responsable, paciente, empática, extrovertida y creativa, aunque también tengo una parte de mí que a menudo me limita, y es que soy muy exigente y perfeccionista.

Desde siempre he querido ayudar a los demás, pero la vida y las circunstancias hicieron que ese propósito quedara en un segundo plano durante gran parte de mi vida.

EVA VILLEGAS

Mi historia

Creo firmemente en que todo sucede por algún motivo y aunque en los momentos de dificultad no logremos verlo, antes o después todo se recoloca y se muestra. Ahora sé, que todo en la vida es un aprendizaje, aunque en ocasiones las lecciones sean duras y nos produzcan dolor. Y lo creo por propia experiencia, desde mi niñez y a lo largo de mi vida cargué con una pesada mochila, hasta que un día pesó demasiado. Fue en ese momento, cuando paré y me replanteé cómo quería vivir mi vida. Me propuse entonces reconectar con mi esencia y decidí hacer lo que siempre había querido, que era ayudar a los demás, encontrando en las terapias holísticas el camino para lograrlo y de ahí nació la idea del nombre de Kiroesencia. Poco sabía yo en ese momento que aquella decisión me depararía tantas satisfacciones, tanto a nivel profesional como personal.

Me formé en diversas y múltiples terapias parasanitarias como el quiromasaje, la osteopatía, MTCH, NSC, cromoterapia… entre muchas otras, aunque el camino no acaba ahí, puesto que continúo en constante formación, aprendiendo, creciendo y disfrutando del viaje.

Desde que empecé este precioso camino profesional, mi manera de pensar ha ido modificándose y evolucionando, enriqueciendo considerablemente mi actual manera de trabajar, la cual es más amable, abierta y holística. Este nuevo enfoque me permite ofrecer un servicio profesional e individualizado a cada persona, proporcionando ayuda y herramientas para restablecer el orden que todo ser humano necesita para desarrollar un buen equilibrio emocional, mental y físico.

LAO TSE

Un viaje de mil millas
comienza con un solo paso